Wall Street abre la última sesión de la semana en positivo animado por los resultados de Microsoft (+10,72%) que se conocieron al cierre de la pasada sesión y que están impulsando a la compañía a niveles que no veía desde 2001. Además los inversores tienen ganas de aprovechar los recortes de las últimas sesiones aunque siguen preocupados por las perspectivas de la economía y los últimos avances del precio del petróleo - Irán ha advertido de que el precio del petróleo podría alcanzar los 200 dólares en caso de conflicto bélico-. Por el lado macroeconómico poco después de la apertura se conocía el dato de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan que ha sido peor de lo esperado. En el terrero empresarial, después de conocer los malos resultados de Countrywide Financial que presenta pérdidas por primera vez en 25 años, los inversores estarán atentos a los cuentas de Horizon Lines. Con todo ello en los primeros minutos de negocio el Dow Jones de Industriales opera una subida del 0,75% hasta los 13.774 puntos, el tecnológico Nasdaq suma un 2,12% hasta los 2.809 puntos mientras que el S&P 500 se revaloriza un 0,95% hasta los 1.528 puntos.
El dato de Confianza del consumidor de la Universidad de Michigan del mes de octubre que se conocía poco después de la apertura se ha situado en 80,9 puntos, frente a los 82 enteros de la primera estimación y esperados por los analistas. Además los inversores siguen con la atención puesta en el precio de crudo que ayer volvió a batir un nuevo récord en los 90,46 dólares el barril y las perspectivas no son muy optimistas después de que Irán haya advertido de que el precio del petróleo superaría los 200 dólares el barril en caso de un conflicto bélico en el golfo Pérsico a raíz de las actividades nucleares de este país. Mientras, el euro ha registrado un nuevo máximo histórico contra el dólar, tras subir a 1,4335 dólares, con el apoyo del avance de la moneda europea respecto al yen así como del repunte de las bolsas asiáticas. Por el lado empresarial Countrywide Financial ha presentado sus cuentas antes del toque de campana. La entidad donde se originó la crisis inmobiliaria, ha registrado unas pérdidas de 1.200 millones de dólares -2,85 dólares por acción- cuando el año pasado había obtenido unos beneficios de 648 millones de dólares, por culpa de unas pérdidas de 1.310 millones en su división hipotecaria. A pesar de ello la compañía sube más de un 00% aupada por sus recientes acuerdos para refinanciar la deuda de morosos. Además la empresa ha anunciado que está negociando una nueva inyección de liquidez por 18.000 millones de dólares y que volverá a beneficios en el cuarto trimestre de 2008. Otra compañía financiera que ha sorprendido es Merrill Lynch. El diario The New York Times ha publicado que el consejero delegado de la entidad Stanley O' Neal ha examinado una posible fusión con Wachovia a espaldas del Consejo de Administración. Esta noticia esta animando a la compañía que suma un 6,42% hasta los 64,81 dólares.