Una vez más Microsoft ha vuelto a dejar clara que su rivalidad con Google no es algo anecdótico. El fabricante de procesadores ha denunciado al buscador ante la Comisión Europea.

Microsoft intensificó el jueves su rivalidad con Google al presentar una demanda formal ante la Comisión Europea, alegando que obstaculiza de forma sistemática la competencia en las búsquedas en internet.

Es la primera vez que Microsoft, que fue objeto de las investigaciones de las autoridades de defensa de la competencia en Estados Unidos y Europa, presenta una demanda ante los reguladores por cuestiones de competencia. En su demanda, Microsoft afirma que Google lleva a cabo un "modelo de actuaciones" que impiden competir de forma justa, dando numerosos ejemplos de lo que considera actos anticompetitivos.