El Gobierno mexicano pidió al Fondo Monetario Internacional una línea de crédito potencial de contingencia, con vigencia de un año, por aproximadamente 47.000 millones de dólares, informaron hoy el Banco de México (central) y la Secretaría de Hacienda. Las dos dependencias, que juntas integran la llamada Comisión de Cambios, explicaron que la línea de crédito, que no necesariamente debe ser usada y que forma parte del programa de Línea de Crédito Flexible del FMI, es apoyar el empleo, el acceso de las empresas y hogares al crédito, la estabilidad económica y el crecimiento.