Metrovacesa ha vendido el complejo de edificios que tenía en Dusseldorf junto con la deuda asociada al activo.
Metrovacesa trata de salir del mercado alemán para centrarse en el mercado nacional. Así, esta operación se enmarca en la nueva política de Metrovacesa de desinvertir en activos que no considera estratégicos para su core business.