La canciller alemana, Angela Merkel, reclamó al Gobierno griego que asuma su tarea y cumpla con los compromisos adquiridos para reducir el déficit en cuatro puntos porcentuales este año para enviar así un mensaje de solidez y confianza a los mercados financieros, que actualmente están trabajando "en contra" de la moneda única.