La canciller alemana, Angela Merkel, ha insistido en la promesa de la actual coalición de Gobierno, formada por cristianodemócratas, socialcristianos bávaros y liberales, de bajar los impuestos, pese al elevado déficit y los graves problemas presupuestarios. "No cuestiono la reforma estructural impositiva", afirma Merkel en una entrevista que publica hoy el rotativo económico Handelsblatt, en la que comenta que la acordada rebaja de los impuestos "se puede aplicar hasta 2011 según el acuerdo de coalición. Y así será".