El Ibex 35 llega a la media sesión teñido de rojo. El lastre mayor del selectivo a estas horas es el sector financiero. En el punto de mira de los inversores de estas entidades está la reunión del Ecofin de hoy, en la que se buscará pactar un refuerzo del capital de los bancos. 

Olvidado queda el rebote efímero de primera hora que llevó al Ibex 35 a visitar los 7.100 puntos, zona de resistencia con la que no ha podido en las últimas sesiones, y cede un 2,28% hasta los 6.851 puntos. Los mayores culpables de estas caídas son los bancos. Popular pierde un 4,55%, Santander un 3,05%, Bankinter un 2,77%, Sabadell un 2,91%, Bankia un 2,78%, BBVA un 2,41% y CaixaBank un 2,11%.

Los inversores de los bancos españoles prefieren hacer caja mientras esperan ansiosos que los ministros de Economía de la eurozona (Ecofin) aprueben hoy una nueva norma para reforzar el capital de los bancos y, así, aumentar así su resistencia frente a futuras crisis y cumplir con las exigencias de Basilea III (fija un capital del 8% de los activos ponderados por riesgo. Además, introduce dos colchones de capital: uno del 2,5%, idéntico para todas las entidades de la UE, y un colchón anticíclico con un tope también del 2,5%).

Además, hoy también hemos corroborado que la mayor parte de la liquidez que el BCE inyectó a los bancos españoles no ha llegado a la economía real, es decir, no se ha materializado en un aumento de los créditos a familias y empresas. Muestra de ello es que, 107.480 millones de euros que acapararon siete grandes bancos españoles en estas inyecciones de la liquidez a tres años han sido aprovechados para alargar la madurez de su deuda mayorista y cubrirse ante futuros bloqueos del interbancario. Hasta 51.120 millones han sido depositados en el organismo de Fráncfort. La liquidez también ha sido aprovechada para ganar dinero a través de la intermediación. Los bancos han sacado partido de que el BCE cobra un interés del 1% para adquirir títulos de renta fija, con rentabilidad más elevada por las dudas sobre la deuda soberana.

Pero, es que, al sector financiero español no le dejan de llover tortas. El lunes 11 entidades recibían un recorte de rating por parte de la agencia de calificación Standard & Poor’s (BBVA, Santander, Sabadell, Bankinter, Ibercaja, Santander Consumer, Kutxabank, Banca Cívica, Barclays, Banesto y la Confederación Española de Cajas de Ahorros), consecuencia de la bajada de nota crediticia de España una sesión antes, de A/A-1 a BBB+/A-2.

Sin embargo, cada vez son más los expertos que consideran que hay que distinguir entre ‘bancos grandes’ y ‘banca doméstica’ a la hora de invertir. Por ejemplo, Sara Carbonell, responsable de fidelización de clientes y analista de CMC Markets, afirma que “BBVA y Santander están infravalorados y es un buen momento para tomar posiciones largas”. Por ende, “se deduce que el Ibex 35 también rebotará de la mano de estos bancos”. Técnicamente, Eduardo Vicho, Jefe de Análisis de M&M Capital EAFI, comenta que “es buen momento para entrar en Santander, ahora que se encuentra cerca de soportes en los 4,5 euros. No obstante, si pierde este nivel, puede ir a 3,80 euros”.
En cambio, como recuerda Vicho, “la banca comercial española depende mucho de las fuentes de financiación oficiales, lo que podría hacer aumentar la volatilidad del sector”.