En este periodo no se incluye el primer día de rebajas. De incluirse, las ventas del grupo habrían aumentado cerca de un 1,8%, explicó la compañía.

Pese al resultado inferior a lo esperado, es la primera vez en dos años que las ventas subyacentes de la compañía han mejorado en los sectores alimentación y moda.  Además hay que tener en cuenta las flojas cifras comparables del año pasado, cuando la compañía sufrió una caída del 7,1% en sus ventas comparables por la crisis económica, viéndose obligada a ofrecer importantes rebajas que redujeron sus márgenes.

Para 2010, las previsiones para el sector minorista son de cautela por las expectativas de subida