Las acciones de la cadena británica de grandes almacenes sufrieron en la sesión de hoy un severo correctivo en el parqué de la City y concluyeron la jornada con un descenso del 18,72% después de haber anunciado que sus ventas comparables en Reino Unido durante el último trimestre del año había caído un 2,2%. Los malos datos de ventas publicados por Marks & Spencer afectaron al conjunto del sector de distribución minorista británico sin distinción de segmentos provocando pronunciadas caídas en sus acciones. En concreto, las acciones de Carphone Warehouse y Debenhams fueron las firmas más castigadas, a excepción de M&S, al concluir la sesión con recortes del 11,32% y del 11,15%, respectivamente.