Las acciones de Marks & Spencer han llegado a caer más de un 17 por ciento en la Bolsa de Londres, depués de anunciar que sus ventas comparables en el Reino Unido han bajado un 2,2% en las últimas trece semanas del año 2007. Se trata del peor resultado de la compañía en los últimos dos años, lo que confirma los temores de una desaceleración del consumo de los hogares británicos. La compañía explica que las ventas comparables de mercancía en general han bajado un 3,2% respecto al mismo periodo de 2006, mientras que las ventas de alimentos han caído un 1,5%. Asimismo, M&S ha asegurado que pese al incremento del volumen de ventas, su cifra de negocio se vio afectada por la caída del 6% en los precios de la compañía.