Mañana entra en vigor una rebaja en los precios de las llamadas en 'itinerancia' ('roaming'), que reducirá el precio de las llamadas realizadas hasta los 43 céntimos por minuto (desde los 46 céntimos que se cobra actualmente) y hasta los 19 céntimos por minuto para las llamadas recibidas (frente a los actuales 22 céntimos), y recortará un 60% el precio actual de los mensajes de texto (SMS) en 'roaming'. Este último descuento responde a la norma aprobada el pasado mes de abril por el Parlamento europeo que dio 'luz verde' a una rebaja del 60% en el precio de los SMS enviados desde el extranjero, hasta un máximo de 11 céntimos de euros, frente a la media comunitaria actual de 29 céntimos.