La marca de Louis Vuitton registró unas ventas que llegaron a los 5.200 millones de euros.

LVMH aseguró que el crecimiento orgánico del grupo en ese período fue del 14 % respecto a los primeros tres meses del año anterior, cuando ya había registrado una fuerte progresión del 11 %, a la que siguió un aumento de los ingresos del 22 % en el segundo trimestre, del 23,6 % en el tercero y del 20 % en el cuarto.