El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, presentó hoy un programa para la construcción de un millón de casas que apunta a reducir un inmenso déficit de viviendas y atajar la crisis global, dando fuerza a la actividad económica. "No se preocupen por el dinero, pues el dinero está y queremos gastar ese dinero, porque es momento de gastar", garantizó Lula, en alusión a los 34.000 millones de reales (15.000 millones de dólares) de fondos públicos que el Gobierno ha destinado al programa. Para la ejecución del plan, el Gobierno se ha propuesto una meta de dos años, aunque Lula enfatizó que "lo más importante no son los plazos", sino que los gobernadores y alcaldes presenten "proyectos" para la construcción de viviendas "lo más rápido posible".