El comité de empresa de Opel ha responsabilizado a General Motors del fracaso de las negociaciones para la venta de la marca alemana, ya que a última hora exigió 350 millones de dólares más para cerrar la operación.