Los bancos centrales y los ministros de Economía del G-20 se han comprometido a adoptar las medidas necesarias para estabilizar la situación.
 
Según se indica en el comunicado del G-20, "los ministros de Economía y los gobernadores de los bancos centrales del G-20 afirmamos nuestros compromiso de adoptar todas las medidas necesarias para respaldar la estabilidad financiera y promover un crecimiento económico más fuerte en un espíritu de cooperación y confianza".