La agencia de calificación Moody's ha rebajado la nota crediticia de la deuda francesa desde la máxima calificación "Aaa" en un escalón, hasta "Aa1", con perspectiva negativa.

"El principal motivo detrás de esta rebaja de un escalón a Francia es el riesgo que sufre su crecimiento económico, y por lo tanto sus finanzas públicas, debido a los persistentes desafíos estructurales que afronta el país", alegó vía comunicado la Moody's.

Entre esos desafíos, la agencia de calificación habla sobre "la rigidez en el mercado laboral y de los servicios y los bajos niveles de innovación, que siguen llevando a Francia a una gradual pero sostenida pérdida de competitividad y la gradual erosión de su base industrial, orientada a las exportaciones".

Alude también al aumento del tipo de cambio real en Francia durante los últimos años, que a su juicio ha "contribuido en la erosión de su competitividad, en particular en relación a Alemania, Gran Bretaña y EEUU", un desafío que a juicio de Moody's es "más difícil" resolver debido a su pertenencia al euro.