Los precios de bienes importados en Estados Unidos cayeron más de lo esperado en agosto a su nivel mínimo en dos décadas debido, en parte, a la caída de gas y al menor crecimiento económico, que podría contribuir a moderar la inflación. Los precios de las importaciones cayeron un 3,7%, según informó el Departamento de Trabajo. Si se excluyen las importaciones de petróleo, el índice bajó un 0,3%.