El ritmo de construcción de viviendas y los permisos para nuevas obras bajaron en abril a niveles sin precedentes mientras el mercado inmobiliario seguía digiriendo un inventario de propiedades a la venta, informó hoy el Departamento de Comercio.
El ritmo de inicio de trabajos en casas y apartamentos bajó un 12,3% el mes pasado y se ubicó en 458.000 unidades anuales, muy por debajo del ritmo de 519.000 unidades que esperaban los analistas. Este es el nivel más bajo desde que en 1959 empezó a compilarse este dato. La reducción estuvo concentrada en el comienzo de obras en grandes unidades de apartamentos.

La construcción de viviendas unifamiliares subió un 2,8% a un ritmo anual de 368.000 en abril, pero ese mes el comienzo de trabajos en edificios de apartamentos bajó un 46,1% a 90.000 unidades anuales.

Los permisos de construcción, que son un indicador de la actividad futura, bajaron un 3% en abril a un ritmo anual de 494.000 unidades, una caída sin precedentes.