Los pedidos a fábrica de Estados Unidos registraron en agosto un descenso del 3,3% mensual, según anunció el Departamento de Comercio estadounidense, frente al 2,9% que esperaban los economistas. Los pedidos a fábrica excluyendo transporte bajaron un 1,7%, frente al retroceso del 0,9% previsto.