Los países de la Europa central y del Este que forman ya parte de la Unión Europea y han sido golpeados por la crisis deberían adoptar el euro incluso antes de entrar como miembros de pleno derecho de la eurozona, según un informe confidencial del Fondo Monetario Internacional. La zona del euro debería a su vez relajar sus normas de ingreso de forma que los países que lo desearan pudieran unirse a ella en calidad de "casi miembros" aunque sin ocupar ningún puesto en el consejo del Banco Central Europeo, recomienda el informe, filtrado al Financial Times. "Para los países miembros de la Unión Europa, la adopción del euro ofrece los mayores beneficios a la hora de resolver el problema de la deuda acumulada en divisas, eliminando la incertidumbre y restableciendo la confianza, explica el FMI.