Las características de los pagarés de Nueva Rumasa sitúa esa emisión "al margen" de la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores(CNMV) y de las normas exigibles a los interesados para la protección del inversor. La CNMV explica que este tipo de emisión de pagarés no necesita de su autorización dado el importe de las emisiones, que superan los 50.000 euros, y el hecho de que no cotizarán en ningún mercado secundario.