El primer ministro japonés, Taro Aso, y el resto de los ministros de su gabinete han acordado devolver a las arcas públicas el 20% de sus pagas extra veraniegas en el marco de las medidas de ajuste emprendidas por el Ejecutivo para capear la actual crisis financiera, según anunció el portavoz del Gobierno, Takeo Kawamura, en declaraciones recogidas por la agencia nipona Kyodo. De este modo, el primer ministro nipón percibirá un bonus de 4,38 millones de yenes (32.468 euros), mientras que cada uno de sus ministros cobrará una paga extra de 3,20 millones de yenes (23.717 euros).