La firma estadounidense especializada en reestructuraciones Alvarez & Marsal sostiene en un informe que se conoció este martes los resultados de su último análisis y predicciones sobre el activismo accionarial en Europa, la 'A&M Activist Alert' (Alerta de Activismo de A&M). En esta edición se amplía el informe anterior sobre gobernanza corporativa, centrándose en la creciente importancia de las inversiones con criterios ESG (Environmental, social and governance) para los inversores activistas. El análisis muestra que las empresas con una puntuación inferior al 50% en ESG tienen una probabilidad significativamente mayor de atraer la atención de los activistas.

El estudio también predice un incremento en la inversión activista en Europa Continental, que seguirá aumentando conforme los inversores adapten sus tácticas a las peculiaridades de los diferentes países y sectores. Sin embargo, el Reino Unido sigue siendo el mayor mercado para los activistas y alberga a 54 de las 158 empresas europeas que se prevé sean el objetivo de sus campañas.

Desde la publicación del último informe en abril de este año, 33 de los objetivos predichos por A&M han sido objeto de campañas activistas.

Los inversores activistas son aquellos que adquieren una participación importante de una cotizada con el objetivo de influir en su gestión, a través del consejo de administración o en la junta de accionistas. Muchas veces utilizan posiciones cortas, actúan bajo la estructura legal de un 'hedge-fund' y pueden tener una relación amistosa con la directiva o incluso llegar a tener una relación agresiva. 

Este mismo martes el 'hedge fund' británico TCI comunicó a través de una carta de su presidente Chris Hohn que empezará a votar en contra de la reelección de sus consejeros en la próxima junta general si las compañías en las que invierte no empiezan a desglosar información sobre sus emisiones de dióxido de carbono de forma inmediata. TCI invierte en dos cotizadas en el Ibex 35 como Ferrovial y Aena. Hohn espera de sus participadas una labor más activa y transparente en su lucha contra el cambio climático.

TCI es también accionista de Microsoft, Alphabet, Airbus, Moody's, Charter Communications y Vincci. El fondo británico tiene invertidos 27.200 millones de euros.

Inversores ESG: España tiene retorno potencial

Mediante un modelo de regresión basado en un informe de 1.300 empresas de Refinitiv, A&M ha identificado las puntuaciones ESG de las empresas por cuartiles. El análisis se centra en empresas con una capitalización bursátil de 200 millones de dólares o más, cotizadas y con sede en el Reino Unido, Alemania, Francia, Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Suiza, Holanda, Bégica, Luxemburgo, Italia y España. El modelo predictivo resultante predijo con éxito la mayoría de las empresas que han sido blanco de los activistas desde enero de 2015

A&M ha analizado cuántas empresas de cada cuartil han sido objeto de campañas activistas desde 2017, y los resultados sugirieron que las empresas con baja puntuación en ESG tienen más posibilidades de convertirse en objetivo de los inversores activistas. Por tanto, es más probable que las empresas con baja puntuación presenten un mayor potencial de crecimiento, captando con ello la atención de los activistas.

El 62% de los objetivos de activistas en Europa desde 2017 se encuentran en los dos cuartiles inferiores del ESG; las empresas de estos grupos tienen un 24% más de probabilidades de ser objetivo de una campaña activista, sostiene el informe.

Para las empresas británicas e italianas, estar en el cuartil tres duplica la probabilidad de ser objetivo de los activistas. En España, en cambio, las empresas pertenecientes al cuartil más bajo tienen el doble de probabilidades de ser el objetivo de inversores activistas. Esta diferencia se puede explicar por los diferentes niveles de implementación de ESG a lo largo de Europa, según la consultora.

Acciones con más potencial según el consenso de mercado
Acciones del Ibex 35 con más potencial según el consenso de mercado. 5 de ellas con más de un 20% de potencial.

"A medida que el enfoque ESG gana presencia entre inversores y opinión pública, su desempeño atrae el interés de los inversores activistas. La clara relación entre las calificaciones ESG de una empresa y la probabilidad de que esta se convierta en objetivo de activistas debería servir como un toque de atención a los consejos de administración de las empresas europeas. Aquellos que hayan renunciado a aplicar criterios ESG, se arriesgan a que los activistas se aprovechen de esa situación”, apunta Malcolm McKenzie, director general y director de servicios europeos de transformación corporativa de A&M.

Reino Unido, el mercado que más atrae a los fondos activistas

El Reino Unido sigue siendo el mayor mercado europeo para los activistas, con 54 empresas, frente a las 52 de abril de 2019. Sin embargo, el liderazgo del Reino Unido se va desgastando a medida que el activismo crece en Europa Continental. Un factor clave es el perfeccionamiento de los enfoques activistas para adaptarse a las dinámicas específicas de cada mercado, como es el ejemplo de Elliott Management en Pernod-Ricard.

Es probable que las empresas de Francia y Alemania empiecen a resultar más atractivas para los inversores activistas a partir de 2020. Se prevé que 25 empresas alemanas sean objetivo (dos más que las 23 de abril de 2019), y el número de objetivos en Francia ascienda a  24 (20 en abril de 2019). A estos se une España que comienza a ser un mercado atractivo, con 7 empresas como objetivo activista.

A medida que se afianza en los mercados europeos, los accionistas aumentan el uso de tácticas activistas contra los consejos de administración con los que no están de acuerdo, y los inversores institucionales tradicionales también adoptan posturas más enérgicas.

“Europa Continental sigue aumentando su atractivo para los activistas. Aunque entre las empresas españolas siempre les ha resultado más complicado encontrar objetivos interesantes - dado el menor número de empresas cotizadas y participación institucional - la tendencia está cambiando. Hemos observado que existen oportunidades en España con mejores resultados para aquellos activistas que comprenden el mercado local y las tácticas necesarias para lograr cambios. De hecho, los resultados de los activistas durante los últimos tres años han sido superiores en España que en el Reino Unido, lo que significa que España poco a poco se está convirtiendo cada vez más en un objetivo para los activistas”, explica Fernando de la Mora, director general de A&M en España.

El mayor riesgo está en las empresas industriales

El sector industrial conserva la posición de mayor riesgo, con 52 empresas previstas como objetivo (frente a 51 en abril de 2019). Esto se debe en parte a que muchos operan bajo estructuras de conglomerados con divisiones de formación inferior maduras para la venta.

Sin embargo, los activistas están poniendo el foco cada vez más en las empresas tecnológicas, tras las recientes campañas en el Reino Unido (JustEat) y Alemania (Scout24). El informe activista de A&M muestra ahora 24 empresas tecnológicas en riesgo, frente a las 21 de abril de 2019. El interés de los activistas en las empresas tecnológicas puede aumentar aún más si las bolsas europeas se mueven para flexibilizar las normas sobre las acciones de doble clase -una característica común de las empresas tecnológicas estadounidenses que cotizan en bolsa- con el fin de atraer a más cotizaciones internacionales.

Los llamamientos para que las empresas de todos los sectores aborden el bajo rendimiento a través de la actividad de fusiones y adquisiciones siguen creciendo. El 18% de las demandas realizadas por los activistas en 2019 se referían a posibles fusiones y adquisiciones, un salto del 12 por ciento tanto en 2017 como en 2018.

Una vez que se convirtió en el sector más importante para los activistas, las empresas de consumo siguen perdiendo terreno, y las empresas en riesgo pasan de 35 en abril de 2019 a 32 en la actualidad. Esto refleja los continuos desafíos en el comercio minorista y el impacto de las perturbaciones digitales.

"A medida que el activismo aumenta en toda Europa, los inversores activistas están empujando cada vez más los límites de lo que constituye un objetivo “tradicional”. Las empresas de tecnología o las dinastías estrechamente ligadas ya no están fuera de lugar. A medida que los pioneros activistas empiecen a demostrar su valía en nuevos mercados, podemos esperar muchos más ataques a 'valores históricamente seguros' para el año 2020", sentencia McKenzie.

Análisis y Contenidos Premium para no perderse.

Maria Mira, analista fundamental de Estrategias de Inversión analiza las Small Caps Españolas con potencial por fundamentales.   y Luis Francisco Ruiz, director de análisis analiza 3 pequeñas acciones del Ibex Small Caps con crecimiento, volumen y sin sobrecompra

Tambien Estrategias de Inversión ha desarrollado el Taller Práctico de Gestión Patrimonial, en el que aprenderemos a gestionar nuestro patrimonio en función a los objetivos de futuro. El taller es gratuito para Suscriptores Premium. ¡

¡No te lo pierdas! Apuntate aquí 

Estrategias de Inversión es un medio independiente, que no pertenece a ningún grupo editorial, solo buscamos ofrecer información y análisis independiente para los inversores. ¡Ayudanos suscribiendote y beneficiate de todo este contenido exclusivo para inversores!

Ayudanos a seguir mejorando y  suscribete a Estrategias de Inversión, por menos de 5 euros al mes.