Las reservas semanales de crudo cayeron la semana pasada en EEUU en 8,9 millones de barriles, hasta 311,6 millones. Además, las reservas de gasolina descendieron en 3,2 millones de barriles y las de destilados subieron en 1,6 millones de barriles, según la Administración de Información Energética(EIA por su sigla en inglés).