Los huecos son zonas de los gráficos que quedan sin rellenar al no cruzarse operaciones en ciertos niveles de cotización. Algunos de esos huecos, también conocidos como gaps no tienen en realidad ninguna significación técnica; sin embargo hay algunos que si la tienen y aprender a identificarlos y saber darle el valor adecuado se convierte en un recurso indispensable a la hora de analizar cualquier gráfico.
Se produce un hueco en el mercado cuando se crea un espacio en blanco entre el final de una barra y el comienzo de la siguiente. Esto es debido a que no se cruzan operaciones en ciertos niveles de cotización; se pueden dar entre el máximo de una barra y el mínimo de otra o al contrario.
 
En un sentido estricto los huecos al alza pueden ser señales de fortaleza del mercado mientras que los huecos a la baja suelen dar síntomas de debilidad. Como norma común actuarán como niveles de soporte o de resistencia en función de que el gap sea al alza o a la baja.
 
Una vez visto, en sentido general lo que es un hueco en un gráfico, lo siguiente a definir son los tipos de hueco que podemos encontrarnos y que deberemos aprender a diferenciar e interpretar para conseguir un análisis técnico más completo.
 
Uno de los tipos de huecos que tienen más relevancia en el análisis técnico es el conocido como hueco de escape. Este hueco se da en los primeros movimientos de una tendencia, con una ruptura del mercado. Un hueco de este tipo da fiabilidad al escape producido, ya que actúa a favor de tendencia.
 
Otro hueco que se ve generalmente en los gráficos es el hueco de continuación, que no es más que una continuación de la tendencia. Se producen tras producirse el hueco de ruptura. En este caso actuarán como niveles de referencia convirtiéndose en soportes o resistencias.
 
En tercer lugar tendremos que hablar del hueco de agotamiento. Se producen al final de una tendencia, es decir después de observar los huecos de escape y de continuación. Normalmente este hueco se rellena a los pocos días para luego caer a la baja.
 
Por último tenemos el hueco común. Se trata de un hueco sin trascendencia técnica; considerados como elementos de consolidación de una tendencia en curso. Son propios de valores poco líquidos. En realidad no nos dice nada.
 
Hay una extendida creencia que asegura que los huecos siempre se rellenan pero esto no es cierto. A pesar de que es cierto que gran porcentaje de estos huecos se rellenan a veces tardan décadas, lo que supone importantes pérdidas.