Los ministros de economía de los países de la zona euro se han comprometido a asistir a los bancos que necesiten ayuda.
Las entidades financieras que no pasen los exámenes tendrán un plazo de tres meses para presentar sus planes de recapitalización. Según han aprobado los ministros de la zona euro se adoptarán las medidas correctivas necesarias tras los resultados de las pruebas".

A pesar de ello el sector privado no ha quedado fuera de la discusión y es que "estas medidas privilegiarán soluciones del sector privado, pero incluirán también un marco sólido para prestar apoyo gubernamental en caso de necesidad".