La Bolsa de Nueva York ayuda a las subidas de la renta variable europea. Los futuros de Wall Street se esfuerzan en dejar atrás los números rojos que presentaban en la apertura de los mercados europeos, y los del Nasdaq borran por completo las caídas, para cotizar en tablas. Los del S&P 500 apenas ceden un 0,07%, y un 0,06% los el Dow Jones.