Los socios europeos de Francia intentan frenar la iniciativa de París para designar al ex ministro de Finanzas Dominique Strauss-Kahn como próximo director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI). En una entrevista publicada el domingo en un diario, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció que deseaba que el respetado y políglota ex ministro de Finanzas socialista fuera el candidato europeo para suceder al español Rodrigo Rato, quien dejará el cargo en octubre. Sarkozy dijo que ya había presentado el nombre de Strauss-Kahn al presidente estadounidense, George W. Bush, y a los líderes de España, Italia y Reino Unido, en lo que, según algunos diplomáticos, era un intento por tomar la iniciativa antes de que surjan rivales europeos. Una fuente de la presidencia rotativa de la Unión Europea (UE), actualmente ocupada por Portugal, dijo que los ministros de Finanzas de la UE discutirían la sucesión del FMI en el almuerzo del martes, pero que difícilmente elegirán a un candidato.