La edad promedio de compra de un piso para los españoles fue de 33 años durante el primer semestre de 2009, lo que refleja que los compradores de pisos son cada vez más jóvenes, según un estudio realizado por el Grupo Expofincas, especialista en intermediación inmobiliaria.