Día convulso para la banca española que cotiza, por un lado, las auditorías individuales presentadas al cierre del viernes y, por otro, la incertidumbre ante la ampliación de capital de Banco Popular.


Los bancos españoles son objeto hoy de especulación entre los brokers. No podía ser menos, teniendo en cuenta que al cierre de la sesión del viernes Oliver Wyman hizo públicas las auditorías individuales de las entidades españolas. En dichas auditorías dos fueron los bancos claramente vencedores –como se esperaba-: BBVA y Santander. La entidad presidida por Francisco González, en el escenario de mercado más estresado, tendría un exceso de capital de 11.183 millones de euros tras dotar todas las provisiones exigidas. Santander, por su parte, tendría un excedente de 25.297 millones. Estas cifras están muy alejadas de las del resto de la banca y Credit Suisse lo premia. El broker suizo se pone neutral en ambas entidades, aunque les eleva el precio objetivo. A Santander le otorga un precio objetivo de 5,30 euros (desde los 4,6 euros anteriores), lo que implicaría una caída del 9,7% desde precios actuales. En cambio, a BBVA le otorga un potencial de revalorización del 5%, hasta los 6,30 euros (desde los 5,6 euros anteriores). Carax-Alphavalue, además, lanza una recomendación de compra sobre BBVA con objetivo 8,64 euros.

En cambio, Credit Suisse aconseja infraponderar Banco Sabadell y Popular. A la entidad catalana la ve en los 1,50 euros, lo que supondría una caída del 29% desde precios actuales y a 12 meses vista. Por otro lado, fija el precio objetivo de Banco Popular en 1,45 euros, lo que implicaría una caída del 5% desde los precios a los que se compra hoy y tras el desplome provocado por el anuncio de ampliación de capital por 2.500 millones de euros.

Pero, como no sólo de bancos vive el Ibex, los expertos hoy se fijan también en valores refugio como Día. Desde Morgan Stanley aconsejan sobreponderar (4,65 euros precio objetivo) las acciones de la cadena de supermercados tras el anuncio de compra de las operaciones de Schlecker. Desde esta casa valoran las sinergias en la parte logística así como el potencial de expansión en Cataluña donde poseen el 50% de su red de distribución.

En cambio, avisan de que aún es demasiado pronto para entrar en Mediaset. Desde Morgan Stanley destacan que puede ser un valor para jugar a la recuperación y más teniendo en cuenta la evolución del mercado en España (consolidación, 100% digital, menor competencia del sector público..etc). Sin embargo, el “rally” en el tercer trimestre (+18%) viene soportado por la prohibición de cortos y la actuación del BCE pero no por la recuperación en el mercado de publicidad.