Los títulos del Tesoro de Estados Unidos descienden tras la publicación de positivos informes sobre las ventas minoristas y los precios al productor.
Los bonos del Gobierno ya se hallaban a la baja como resultado del optimismo frente a la economía y los resultados corporativos, lo que alentaba a los inversionistas a abandonar los valores de deuda de bajo riesgo en favor de activos más arriesgados como las acciones.