Ford Motor Co, que está a punto de iniciar las negociaciones con el sindicato United Auto Workers (UAW), podría informar de un beneficio menor en el segundo trimestre, debido al aumento de los costes de las commodities y del desarrollo de nuevos vehículos.


El beneficio excluyendo algunos elementos podría haber caído a 0,61 dólares por acción, según el promedio de las estimaciones de 14 analistas, frente a los 0,68 dólares de un año antes.

Ford inicia formalmente esta semana las conversaciones con la UAW. El año pasado fue el más rentable de la compañía automovilística desde 1999.

Las ventas de la industria automovilística americana se desaceleraron en el trimestre como consecuencia del aumento del coste de los coches y de su escasez después del 11 de marzo, tras el terremoto registrado en Japón.

El CEO de Ford, Alan Mulally está elevando el precio del subcompacto Fiesta y del Explorer para compensar parte de los 4.000 millones de dólares adicionales en costes de las materias primas, la publicidad y el desarrollo de nuevos productos.

“Para Ford, la pregunta es si puede mantener la disciplina de precios una vez que vuelvan los fabricantes japoneses” se ha preguntado Itay Michaeli, analista de Citigroup, en declaraciones a Bloomberg. Michaeli califica los títulos de Ford con “comprar” y predice un beneficio en el segundo cuatrimestre de 0,60 dólares por acción.

Las ventas de automóviles en Estados Unidos han disminuido a 12,1 millones en el segundo trimestre, desde los 13,1 millones en los tres meses previos, según Autodata Corp, ya que las entregas de Honda y Toyota cayeron por el terremoto.

Los beneficios del segundo trimestre serán igual o "ligeramente inferiores" que en el primer trimestre, cuando Ford ganó 2.780 millones de dólares antes de impuestos, de acuerdo con lo que dijo Bob Shanks el mes pasado en una conferencia de inversores en Chicago.

Ford cae un 1,35% hasta los 13,13 dólares a estas horas.