Los resultados se verían impulsados por el fuerte incremento de la producción, debido a un invierno extraordinariamente lluvioso y ventoso en España y al fuerte incremento de capacidad de generación en Estados Unidos.
La atención se centrará en las perspectivas de recuperación de los precios de la electricidad y en las dudas regulatorias en España.