"Prudencia" fue la palabra más pronunciada en la reunión del Instituto de Finanzas Internacionales celebrada en Pekín, ante los signos de recuperación en plena crisis, más evidentes en las economías emergentes que en las desarrolladas. La reunión de primavera del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, en inglés), que agrupa a los 390 mayores bancos del mundo, concluyó hoy con signos mixtos de optimismo y prudencia ante brotes de recuperación de la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. El financiero Georges Soros, presidente del fondo de gestión del mismo nombre, recordó hoy que "el colapso se originó en el sistema financiero y de ahí se extendió al resto de la economía", una situación que valoró como "excepcional".