El ministro de Finanzas irlandés, Brian Lenihan, anunció ayer que el Estado adquirirá créditos con riesgos de impago de los mayores bancos del país por valor de 77.000 millones de euros con un descuento del 30% en el precio de los activos. El NAMA comprará estos 77.000 millones en créditos, incluyendo 24.000 millones de Allied Irish Banks y 16.000 millones del Bank of Ireland, a un precio aproximado de 54.000 millones de euros.

Lenihan relató ante el Parlamento irlandés que el plan es "la pieza central del proyecto gubernamental para resolver los problemas que han afectado al sistema irlandés de crédito y financiero".

Según los términos del acuerdo, los bancos compartirán una parte del riesgo asociado con NAMA recibiendo los pagos de los créditos a través de deuda subordinada.

Las entidades irlandesas resultaron severamente afectadas por el colapso del mercado residencial al contar con grandes préstamos hacia promotores, muchos de los cuales no serán devueltos.

Hace cerca de un año, Irlanda garantizó cerca de 440.000 millones de euros en depósitos y algunas deudas bancarias. También inyectó cerca de 11.000 millones de euros en Allied Irish, Bank of Ireland y en el ahora nacionalizado Irish Bank.