El Gobierno británico se propone obligar a los bancos a proteger sus operaciones minoristas de los riesgos derivados de la banca de inversión como recomendó la Comisión Independiente sobre Banca en su informe provisional.

Hoy el ministro de Finanzas, George Osborne, explicará que su Gobierno obligará a los bancos a levantar una barrera protectora entre ambos tipos de actividades.

El tipo de barrera entre ambas operaciones que deberán levantar bancos como Barclays, HSBC y RBS, no se sabrá hasta que la también llamada comisión "Vickers" (por el economista de Oxford John Vickers, que la preside), publique su informe final el próximo 12 de septiembre.

Se cree que Osborne tendrá en cuenta las recomendaciones de la Comisión antes de decidir cómo los bancos deben separar los depósitos de los ahorradores y los créditos a la pequeña y mediana empresa de las restantes actividades a fin de minimizar riesgos.

En su discurso, Osborne señalará también que los bancos deberán elevar sus reservas por encima del nuevo mínimo internacional del 7 por ciento requerido para protegerse de eventuales pérdidas.

Aunque el político conservador no mencionará hoy una cifra concreta, en fuentes del Tesoro a la agencia EFE se habla de que podría estar en torno a un 10 por ciento, mínimo que recomendó la Comisión Independiente sobre Banca el pasado abril.