Las entidades bancarias helenas han perdido cerca del 8% de los depósitos del sector privado en lo que va de año, debido a un posible impago de la deuda por parte del país griego y han transferido su dinero a cuentas en el extranjero o han comprado oro.

La agencia de calificación ha dicho en un informe que la mitad del abandono de los depósitos se debe a los efectos de la recesión en Grecia, que han hecho que las personas y las empresas retiraran sus ahorros para compensar unos ingresos menores.

Sin embargo, “la preocupación por la salud de los bancos locales ha hecho que el dinero se haya transferido a fondos en el exterior y a la compra de oro, mientras que otros han colocado su dinero en el banco, en cajas de seguridad” según ha dicho Moody´s.

La agencia de calificación ha advertido de que los bancos griegos se enfrentan a una grave escasez de dinero en efectivo si las salidas aumentan hasta el 35% de los depósitos.

Las salidas de dinero se aceleraron en mayo y junio, debido a las tensiones políticas y la incertidumbre sobre el compromiso de las autoridades europeas para mantener la financiación a Grecia, según informa la CNBC.

"El potencial de salidas de depósitos constituye además un importante riesgo de liquidez para los bancos, ya que la opinión de ahorradores se ve afectada por la negativa evolución política y por las dudas sobre la capacidad de Grecia del pago de las obligaciones de se deuda” han afirmado desde Moody en el informe.

El euro inicialmente cayó cerca de un 0,1% frente al dólar tras los comentarios de Moody.