Los bancos acreedores de Reyal Urbis estarían dispuestos a esperar hasta que la inmobiliaria vendiera algunos de sus activos antes de negociar cómo refinanciar su deuda hipotecaria, que supera los 4.800 millones de euros, explicaron hoy a Efe fuentes financieras. De esta forma, los principales bancos acreedores de la compañía que preside Rafael Santamaría, entre los que estarían el Banco Santander y el Barclays, tratarían de evitar que la inmobiliaria entrara en concurso de acreedores, lo que les obligaría a provisionar el dinero prestado.