La demanda de oro por parte de los distintos bancos centrales alcanzó en el tercer trimestre su nivel máximo en 23 años, hasta un total de 148,4 toneladas.

Esta cifra representa el mayor volumen de compras desde que la consultora GFMS, que proporciona los datos con los que el WGC elabora sus informes, comenzara a recopilar sus datos en 2002, mientras que antes de esa fecha los bancos centrales sólo habían sido compradores de oro en 1988, cuando adquirieron 180 toneladas del metal precioso, indica 'Financial Times'.

Estas compras confirman el radical cambio de tendencia de las instituciones, que hasta 2010 habían sido vendedoras de oro en los mercados durante casi veinte años, según reflejan los datos del informe trimestral publicado por el Consejo Mundial del Oro (WGC por sus siglas en inglés).

A nivel global, la demanda de oro en el tercer trimestre experimentó un incremento interanual del 6%, hasta las 1.053,9 toneladas, lo que equivale a un valor récord de 57.700 millones de dólares (42.740 millones de euros).