Muchos bancos británicos han comenzado a exigir a sus clientes depósitos de decenas de miles de libras para poder abrir cuentas corrientes que generan, sin embargo, intereses mínimos. Así, Allied Irish Bank e Investec ofrecen intereses del 0,5 por ciento, pero exigen depósitos mínimos de 50.000 y 25.000 libras (55.000 y 27.500 euros), respectivamente, informa hoy el diario Finanjcial Times. El banco hipotecario Chorley and District Building Society exige un mínimo de 55.000 libras (60.500 euros) para su Cuenta de Ahorro de Plata, que ofrece un interés del 2 por ciento. Recientemente Abbey, Alliance & Leicester y Bradford & Bingley, todos ellos pertenecientes al grupo español Santander lanzaron una nueva cuenta a dos años que abona un 4 por ciento de interés y que exige un depósito mínimo de 30.000 libras (33.000 euros).
Los expertos creen que la imposición de límites tan altos a depósitos que apenas generan intereses es una reacción de la banca a la decisión de muchos ahorradores de limitar sus depósitos en un solo instituto bancario al tope garantizado de 50.000 libras.

Los intereses que abonan los bancos por las cuentas de acceso inmediato han caído de un 3,85 por ciento a sólo un 0,82 por ciento y una de cada cinco cuentas de ese tipo genera menos de un 0,1 por ciento de interés.

Tan menguados intereses no han disuadido, sin embargo, a los ahorradores, que prefieren los depósitos en efectivo a las inversiones en activos que entrañan mayor riesgo.