Los bancos británicos deberían revelar cuántos, aunque no quiénes, de sus empleados superan un millón de libras (1.11 millones de euros), según un informe sobre gobierno corporativa del sector financiero presentado hoy en Londres. Según su autor, David Walker, los directores no ejecutivos deberían también tener más poder a la hora de controlar tanto los riesgos que asumen los institutos como los contratos salariales del personal.