La cadena de supermercados DIA rebajó este lunes sus estimaciones de resultados para este año debido a una caída del volumen de ventas, que también ha impactado en el margen bruto, y a un incremento de los gastos operativos. El ebitda (resultado bruto de explotación) previsto para 2018 se situará en un rango entre 350 y 400 millones, comparado con los 568 millones de 2017.

DIA reconoció que esta estimación no incluye el impacto que pudiera derivarse de la inminente aplicación de la norma contable IAS 29 para economías hiperinflacionarias que será de obligatoria aplicación para la compañía de distribución desde el tercer trimestre de 2018 debido a su actividad en Argentina. El pasado año el negocio argentino de DIA le reportó un 16,14% de sus ingresos totales.

La compañía que lidera Antonio Coto también explicó que sus cuentas del pasado año deben incorporar determinados ajustes a los estados financieros consolidados, que se estima podrían tener un efecto patrimonial negativo por un importe aproximado de 70 millones. DIA dejó también en suspenso la política de reparto de dividendos para el próximo ejercicio 2019.

 

Los bajistas se retiran de DIA: Fridman se refuerza ante una OPA barata por el ‘profit warning’

 

Ya en el primer semestre del año, DIA sufrió una caída de sus beneficios del 88,8% hasta los 6 millones de euros frente a los 54 millones de los seis primeros meses de 2017. Los beneficios de la cadena de supermercados estuvieron condicionados en los primeros meses del año por la caída de los márgenes, la depreciación del 34,1% del peso y del 16,8% del real brasileño.

En España, DIA redujo sus ventas un 2,9% en línea con la reducción del 2,7% del espacio de venta, pero también fue afectado por el cierre temporal de las 860 tiendas que fueron remodeladas durante la primera mitad de 2018, según explicó la compañía en su presentación de resultados.

Ricardo Currás, su consejero delegado de entonces, reconoció que “los primeros seis meses del año han sido el periodo más duro para el grupo desde que salió a bolsa. Las ventas comparables en Iberia fueron más débiles de lo esperado y los márgenes se vieron impactados por la finalización de las alianzas de compras”.

En bolsa, DIA cayó ayer un 42% hasta los 1,097 euros por acción, situándose en mínimos históricos y acumulando un desplome anual del 71,3% con una capitalización en bolsa de 731 millones. DIA está cerca de ser comprada en su totalidad por el multimillonario ruso Mikhail Fridman, que controla el 29% de las acciones a través de su sociedad de inversiones Letterone, tan sólo a un 1% de tener que lanzar una OPA por el 100% del capital de la compañía.

Goldman Sachs y Norges Bank, de hecho, reforzaron sus posiciones en la compañía a principios de mes con un 15,79% y un 5,486%, respectivamente, con el objetivo de ‘hacer caja’ en una posible OPA. Tras estas compras del banco de inversión estadounidense y del fondo soberano noruego, las posiciones cortas en DIA se han reducido hasta el 17,65%, a cierre del 12 de octubre según los datos remitidos por la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Pierde cuota de mercado

En los ocho primeros meses del año, DIA es el grupo de distribución presente en España más perjudicado tras perder un 0,7% de cuota de mercado, hasta alcanzar el 7,7%, según el informe Tendencias en la distribución 2018 de Kantar Worldpanel. Esta caída se concentra en el formato más clásico de sus tiendas, mientras la compañía española se apoya en sus formatos alternativos, con el lanzamiento de DIA & GO y potenciando La Plaza de DIA, y su canal online, para seguir en el top tres de la distribución española, explica la consultora.

 

Pierde cuota de mercado en 2018.

 

Mercadona tiene una cuota de mercado del 25,1%, Carrefour del 8,4%, Eroski del 5,4%, Lidl del 4,8% y el grupo de Alcampo, Auchan, un 3,5%. Florencio García, director del sector retail de Kantar explica que “en este entorno, dominado por los grandes grupos de distribución, que concentran el 55% de los hogares en gran consumo, no podemos olvidar las alternativas únicas que presenta el mercado español, donde el canal tradicional y los super regionales siguen sumando en conjunto cerca de un 40% de las ventas del gran consumo”.

Podría no ser el ‘último profit warning’

Con una depreciación del peso argentino del 47,2% frente al euro en lo que va de año y del 7,7% del real brasileño, posiblemente no sea la única empresa de la bolsa española que sufra en sus cuentas la situación de estas dos divisas por la alta exposición que tienen las cotizadas a América Latina. El pasado año, Ezentis registró allí el 86% de sus ingresos, Prosegur Cash llegó al 70% y una cifra similar alcanzó Codere. La casa de apuestas tiene sólo en Argentina el 35,5% de su facturación.

 

Gráfico de la cotización de DIA en el Ibex 35.

 

El mercado argentino supone también el 7,85% de los ingresos de Prosegur, el 6,72% de Telefónica, el 4,69% de BBVA, el 3,59% de Santander y el 2,46% de Naturgy, por poner algunos ejemplos.

Los fondos ‘más pillados’ en la compañía                                                                                 

Los fondos españoles con mayor presencia en el capital de DIA son el EDM Inversión con un peso ponderado del 0,99% en DIA, con una inversión de 6,8 millones de euros, seguido del CaixaBank Bolsa All Caps España con un peso del 2,77% y una inversión de 5,1 millones, el Bankia Small & Mid Caps tiene 1,7 millones invertidos en DIA con un 0,83% del fondo y el Metavalor Global 1,6 millones, que suponen un peso en cartera del 0,4%.

Entre las principales posiciones de la industria de la gestión de activos destaca también la presencia en DIA de Inversiones Focalizadas, una sicav que tiene un 4,34% de su patrimonio invertido en la compañía, 700.000 euros. Terde Inversiones Sicav tiene un 1,72% y el fondo Fondmapfre Estrategias 35 un 1,33%, según los datos remitidos a la CNMV.