Turquía, Argentina, Brasil... Las economías emergentes sufren vaivenes derivados de la mezcla de la devaluación de sus divisas y la poca confianza del mercado hacia su situación política. Los tiempos de los bajos tipos tocan su fin y sufren las consecuencias. También lo hacen las compañías del Ibex 35 expuestas a ellos. Bajan en Bolsa valores con un alto  peso en el selectivo. La pregunta es ¿se deben aprovechar estas caídas para invertir?

Desplome de sus divisas, elecciones presidenciales, sanciones, petición de rescate al FMI... son varios de los factores que azotan las economías de algunos países emergentes. Por la importancia de su crisis o por la exposición que a ellos tienen las empresas españolas, el foco se pone en tres de ellos: Turquía, Argentina y Brasil.

Turquía es una economía que ha venido creciendo a elevadas tasas en los últimos años. La bonanza económica del país ha llevado a muchas empresas y bancos a endeudarse en divisas fuertes como el dólar o el euro, cuyos tipos de interés eran sustancialmente más bajos que los turcos. Cuando los tipos de interés han comenzado a subir en estas regiones, especialmente en EEUU, donde la Reserva Federal (Fed) lleva ya varias alzas de sus tasas de referencia, han salido a relucir los desequilibrios de la economía turca, que presenta un elevado déficit por cuenta corriente, provocando la caída de la divisa y el repunte de la inflación. La lira turca ha perdido en torno a un 38% de su valor frente al dólar en lo que va de año. De poco ha servido la reciente subida de tipos por parte del Banco Central de Turquía, en 625 puntos básico, situando al índice de referencia en el 24%. Su objetivo: recuperar la confianza de los inversores institucionales, quienes llevan tiempo saliendo del país. Y todo ello acompañado de un crecimiento de los recelos hacia el presidente Erdogan, quien cada vez aplica políticas más totalitarias.

Múltiples quiebras lleva a sus espaldas Argentina. La cuestión no es si el mercado ha perdido la confianza en su divisa o su economía, la pregunta es más bien si alguna vez la tuvo. Con el peso cayendo estrepitosamente frente al dólar, se deja casi un 52% desde enero, al gobierno de Macri no le ha quedado más remedio que pedir un recate al Fondo Monetario Internacional (FMI) por 50.000 millones de dólares, casi el 10% del PIB argentino. Ahora la incógnita está en si al Ejecutivo le dará tiempo a desarrollar sus medidas para salvar la economía argentina, aplaudidas por los analistas, ya que el próximo junio se celebran elecciones presidenciales en Argentina. La incertidumbre política, con la posibilidad de que el presidente Macri no sea reelegido, crece en el país.

Precisamente la cuestión política es la que más preocupación genera al hablar de Brasil. Tras varios años de deterioro económico y crisis política, la primera economía latinoamericana se juega mucho en unos comicios en los que al favorito de las encuestas, el encarcelado expresidente Lula Da Silva, se le ha prohibido la participación por razones obvias. Ahora sustituido por otro miembro de su partido, el segundo candidato más popular es el ultraderechista Jair Bolsonaro, en el hospital tras recibir una puñalada. “Las elecciones en Brasil son fuente de gran preocupación para los inversores ya que ninguno de los candidatos que puede ganar es pro mercado” explica el director de análisis de Link Securities, Juan José Fernández-Figares. La esperanza es que como ha sucedido en México, tas el nombramiento de López Obrador como presidente, la sangre no llegue al río (financiero).

Pero ¿qué compañías del Ibex 35 son los más expuestas a las diferentes crisis de los países emergentes? Evidentemente, son valores que presentan una mayor dependencia a estas economías. Las divisas de estos países han sufrido fuertes caídas en el ejercicio, lo que impacta negativamente en los resultados de las empresas españolas presentes en los mismos al ser convertidos a euros. Los analistas coinciden en señalar a BBVA, Banco Santander, Mapfre, Telefónica y DIA, con entre el 50% y el 20% de sus beneficios operativos dependientes de estas regiones, como los más afectados.

 

Ibex 35 expuesto a emergentes: ¿momento de comprar?

 

BBVA es el valor del Ibex 35 más expuesto a Turquía al contar con casi el 50% de Garanti, el mayor banco turco, que supone casi un 11% de la entidad azul. En cuanto a su negocio en Latinoamérica, México es el país que más aporta a su margen bruto, en torno a un 28%. Argentina lo hace un 4,22%.  Con este panorama, BBVA pierde más del  20% de su valor en bolsa desde enero.

La otra gran entidad del selectivo español, Banco Santander cae en el año un 18%, pesando en su cotización la inestabilidad de Brasil, país que aporta en torno a un 26% de su margen bruto. La caída del real brasileño, de en torno al 20%, también lastra la evolución de Mapfre, que prácticamente no registra variación al subir un 0,5%. Brasil es el segundo mayor mercado de la aseguradora, con más de 12 millones de clientes.

En cuanto a Telefonica, que cae un 16% en el año, América Latina aporta el 40% de su resultado operativo. Brasil supone el 25% del ebitda; Argentina, un 6%. DIA, el peor valor del Ibex 35 en 2018 al hundirse más de un 50%, también tiene exposición a Argentina y Brasil. Ambos países suponen más de un tercio de sus ingresos. Otro de los valores afectados por la crisis de los emergentes es Inditex, con tiendas en México (392), Brasil (71) y Argentina (10). La firma de moda, que baja en bolsa un 10%, se ve menos afectada por Turquía, al tener parte de su producción en el país.

De esta forma, los valores del índice español más expuestos a la situación de los países emergentes registran una evolución en el parqué que va de una subida del 0,5% a una caída del 50%. La cuestión es clara: saber si es el momento, o no, para entrar en estas grandes compañías aprovechando los retrocesos.

El director de análisis de Link Securities, Juan José Fernández-Figares, advierte de que a pesar de que el castigo recibido por el factor emergente ha sido excesivo, “todas han sido castigadas por otros factores de tipo más estructural que han afectado a sus sectores en bolsa”.

En el caso de los bancos, se ven lastrados por el retraso en la subida de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE) hasta después del verano de 2019, lo que continuará penalizando sus márgenes por más tiempo del estimado inicialmente. Antonio Aspas, de Buy&Hold, explica que su gestora ha aprovechado estas caídas para meter en cartera a BBVA y Banco Santander, al considerar que “tras haber limpiado sus balances cotizan a múltiplos que representan una gran oportunidad de compra”.

Si quieres ver el informe completo, mire la Revista Estrategias de inversión