El jueves la automovilística alemana Daimler, matriz de Mercedes y Smart, ajustó a la baja su previsión de beneficios para este año debido a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como a la crisis abierta por el caso de la manipulación de emisiones de gases contaminantes, por lo deberá revisar algunos de sus vehículos diésel. La compañía germana apuntó que sus todoterrenos fabricados en EEUU perderán mercado en China debido a las tarifas de importación aplicadas en el país asiático.

El ‘profit warning’ anunciado por Daimler fue un varapalo en bolsa para todo el sector automovilístico y para las fabricantes de componentes. Las acciones de la automovilística cayeron un 4,3% hasta los 57,85 euros en el Dax 30. Volkswagen mantuvo sus estimaciones de resultados sin cambios en el arranque del año, sin embargo los inversores optaron por las ventas y por el peor de los escenarios en la contienda entre China, EEUU y la Unión Europea.

En España las compañías que más notaron esta revisión fueron Gestamp y CIE Automotive, que se dejaron en la sesión del jueves un 1,16% y un 4,9%. El presidente de Gestamp, Francisco J. Riberas, descartó que estas dos compañías industriales se vayan a ver obligadas a revisar sus cuentas y consideró desproporcionada la reacción del mercado ante el ‘profit warning’ de Daimler.

 

Francisco J. Riberas, presidente de Gestamp, junto al lehendakari Iñigo Urkullu.

 

Según Riberas, que es también consejero de CIE y cuenta con el 14,9% de las acciones de la industrial a través de la patrimonialista familiar Acek, la comunicación de Daimler al mercado establece que el beneficio neto de explotación (EBIT) se mantendrá en un nivel similar al del año anterior. Riberas indicó que los fabricantes de componentes como Gestamp cuentan con acuerdos con los productores que les blindan de los vaivenes en el precio de las materias primas. El presidente comentó también en su visita a la planta de Abrera (Barcelona) que “el amplio despliegue por todo el mundo con fábricas locales minimiza el impacto de los aranceles sobre la importación de vehículos”. “Los coches que no se produzcan en un sitio, se producirán en otro”, apuntó.

Gestamp tiene seis plantas en EEUU, ingresa el 18% su facturación en América del Norte y un 13% en Asia, según recoge Reuters.

Por su parte, CIE USA, creada como Century Plastics en 1999, ofrece a la industria del automóvil conjuntos de alta calidad en la tecnología de plástico. Esta unidad de negocio con sede en Michigan, cuuenta con dos plantas productivas, una de ellas dedicada a la inyección de plástico y la otra al termoconformado y 'Composite Spray Molding', explica la compañía en su página web. La compañía que preside Antón Pradera no desgrana tanto sus cuentas y apunta que el 26% de sus ingresos provienen de América, mientras que el 15% llegan desde la región Asia Pacífico.

Lo cierto es que la semana pasada Gestamp corrigió un 3%, mientras que el mayor castigo fue para CIE Automotive, en su primer semana en el Ibex 35, con una caída del 12%. CIE debutó en el club de las 35 empresas más capitalizadas del mercado español en subida libre por análisis técnico, con una revalorización anual superior al 42%, aunque ahora se conforma con un alza del 27%, lo que le deja como la mejor empresa del Ibex 35 en 2018.

 

Gráfico de CIE y Gestamp.

 

“La entrada de CIE el 18 de junio en el Ibex 35 y su fuerte revalorización de los últimos meses ha provocado fuertes tomas de beneficios, algo que consideramos normal. En el caso de Gestamp creemos que el castigo que ha sufrido su cotización en los últimos días ha sido más por ‘simpatía’, al haberse visto afectado todo el sector, que por el impacto en particular sobre su propio negocio de la guerra comercial entre EEUU y sus socios comerciales, que creemos será limitado y aún está por concretarse. En la actualidad, tenemos una recomendación de compra para Gestamp y un precio objetivo de 8,20 euros por acción”, indican los analistas de Link Securities.

Gestamp cuenta con recomendación de compra por parte del consenso de los analistas, aunque su revalorización en lo que va de año del 18,5% le ha dejado sin potencial de revalorización respecto al precio que le dan las distintas firmas de análisis. Cotiza en los 7,05 euros y el precio objetivo se sitúa en los 7,13 euros. Por su parte, a CIE los analistas le dejan en mantener y le da un potencial de caída del 4,5%, dado el ‘rally’ experimentado en las últimas sesiones.

 

 

En los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión las dos industriales cuentan con nota de 9,5 sobre diez. CIE cuenta con todos los parámetros en ‘positivo’ en estos indicadores, salvo la volatilidad a medio plazo que es creciente. En Gestamp, la volatilidad a largo plazo es creciente y el resto de indicadores están en positivo.

Asimismo, CIE forma parte de la cartera de valores española que sugiere Estrategias de Inversión a sus lectores. Desde el momento de entrada en CIE en los 20,115 euros se revaloriza un 57,8%, con un stop loss en los 29,5 euros. En esta cartera que gestiona Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias, también figuran Acciona y Meliá Hoteles.