El consejero delegado de Eiffage, Jean-Francois Roverato, ha justificado de nuevo su rechazo a la oferta de compra del 100% del grupo de parte de Sacyr Vallehermoso, diciendo que la valoración del grupo español reside en los activos inmobiliarios en su mercado de origen, "que podrían revisarse a la baja muy pronto".
"De nuevo digo que no (a la oferta en acciones) pero sí a los 129,30 euros en efectivo para todos los accionistas", dijo Roverato al diario Le Figaro en una entrevista. En otra entrevista con el Financial Times, Roverato dijo que podría considerar el controvertido gesto de repartir acciones por valor de 8 millones de euros. Roverato también ha señalado que los asuntos de competencia impiden una fusión alternativa entre Eiffage y Vinci, un acuerdo que tendría más sentido que las "sinergías de la fusión" ofrecidas por Sacyr. Arremetiendo contra Sacyr otra vez, Roverato dijo al diario francés que la española solo está interesada en el negocio de autopistas de peaje APRR que el grupo compró el pasado año, y que una vez que Sacyr descubrió que APRR quedó blindada con un acuerdo para que la francesa no se deshiciera de ella en 10 años, dirigió su atención a la matriz. "Decidieron que si no podían quedarse con la hija, irían a por la madre", dijo. El consejo de administración de Eiffage rechazó ayer "por unanimidad" la opa en acciones con canje de 12 por 5 presentada por Sacyr Vallehermoso el pasado jueves sobre el 66,7% del capital de la francesa. En la última junta de accionistas de Eiffage, el presidente decidió cancelar los derechos de 89 accionistas españoles por tener la misma nacionalidad y asumir una acción concertada. "Estoy convencido de que podemos convencer a las autoridades de que existe concertación", dijo a Le Figaro. Si se demuestra colusión, Sacyr tendrá que presentar una oferta nueva con efectivo.