Los acreedores de Nozar, inmobiliaria en concurso de acreedores, cuentan con un mes para comunicar al juzgado los importes que la empresa les adeuda, plazo que arranca a partir de la publicación hoy de la declaración de insolvencia en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Nozar se declaró en concurso con un pasivo de unos 700 millones de euros. Sus principales acreedores son otros empresarios del sector inmobiliario como Enrique Bañuelos (ex propietario de la extinta Astroc) y Luis Portillo, ex accionista de control de Colonial; la propia Colonial y Hacienda. En cuanto a la deuda financiera, está repartida entre una treintena de bancos y cajas.