El presidente del proveedor alemán de gas e ingeniería, Linde, Wolfgang Reitzle, reiteró su pesimismo respecto al conjunto del año y consideró "cada vez mas probable" una contracción de la facturación y el resultado operativo. En su intervención hoy en la asamblea general de accionistas, Reitzle señaló que "desde la perspectiva actual y siendo realistas, hay que contar con un retroceso del negocio". El directivo, que se daría por satisfecho si logra los resultados del ejercicio 2008, lo que no parece probable, aseguró que el consorcio hace y hará todo lo necesario para salir robusto de esta dificilísima fase.