Cuando hablamos del oro, nos referimos a una materia prima que se ha apreciado desde el principio de la civilización.
El oro hace parte de los activos de mercados continuos, es decir, están en movimiento 24 horas al día.
Pero, ¿Cuál es la perspectiva del oro a corto y largo plazo? Bueno, para esto, comenzaremos analizando los gráficos bursátiles, en sus diferentes marcos de tiempo (Temporalidades), apoyados por las bases del análisis técnico chartista clásico.




Marco Mensual: El largo plazo

Primero observemos el marco mayor, que es el que reina en importancia sobre los demás, (Marco Mensual). En este marco de tiempo se ve reflejada la tendencia predominante (Primaria) del activo en el Largo plazo.



La tendencia a largo plazo es alcista. Ha desarrollado patrones de continuación alcistas y respetó una línea de tendencia secundaria hasta finales del año 2012.

Una línea de tendencia alcista es trazada uniendo los valles ascendentes (Pivots). Pero ¿Qué significado tiene? Lo primero que debemos tener en cuenta es que es la mejor representación que se le puede dar a una tendencia. Habitualmente los puntos máximos y mínimos de las oscilaciones de un gráfico (Picos y Valles), tienden a formar alineaciones.

El siguiente es un ejemplo de una línea de tendencia alcista, construida a partir de la unión sucesiva de los valles.



Continuando con el oro, al tener una tendencia alcista tan madura, el activo termina por romper la línea de tendencia secundaria. Esto ocurre porque, dicho en palabras cotidianas, se pone “caro” con relación al precio promedio de los últimos años. Técnicamente a esta situación la llamamos SOBRECOMPRA. Así las cosas, la tendencia se vuelve bajista en el mediano plazo, esto se confirma cuando rompe el soporte de los 1525. A partir de aquí es muy probable que vaya a buscar la línea de tendencia principal. Sin embargo debe entenderse que los movimientos en un activo altamente líquido muy pocas veces son verticales, por lo que se pueden presentar en el camino consolidaciones o rebotes parciales antes de llegar a la tendencia primaria.

Es importante mencionar que mientras la línea de tendencia principal no sea vulnerada a la baja, el activo seguirá siendo alcista en el largo plazo, y cualquier retroceso simplemente representaría la perdida de sobre compra, a la que tienden los activos, cuando se tornan verticales.

Marco Semanal: El mediano plazo

Ahora veamos el marco semanal, que nos confirma una perspectiva bajista en el mediano plazo. La ruptura de la Media Móvil Simple de 200 sesiones y la formación de un banderín bajista (Patrón de continuación bajista, con corrección en tiempo), amplían las posibilidades de caída. Si rompe el banderín se desarrolla habrá fluidez hasta la zona de los 1321 que corresponde a un soporte importante a la izquierda.




Marco Diario: El corto plazo

Para analizar operaciones a corto plazo, se hace indispensable analizar la tendencia en el marco diario. Aquí vemos un activo completamente consolidado, atrapado por una directriz alcista y una bajista que han conformado un triángulo. Para poder buscar operaciones con fluidez y de calidad es necesaria la ruptura de esas líneas. A juzgar por los marcos mayores (mensual y semanal) la ruptura se hará hacia abajo. De ser así, una vez se presente esa situación podemos pensar en cortos. Sin embargo debe entenderse que esto es solo una probabilidad, nadie puede desconocer que los mercados no son 100% predecibles y se requiere contemplar todas las posibilidades.




En conclusión, es necesario interpretar adecuadamente las tendencias a corto, mediano y largo plazo. Los marcos de tiempo mayores dan una perspectiva macro de lo que hará el activo, y esto facilita las inversiones a corto plazo.
Puedes encontrar más artículos formativos, webinars y análisis de mercados en nuestra página web.