La venta de viviendas pendientes en EEUU sufrió un descenso del 7,7% en enero respecto al mes anterior, lo que sitúa el indicador en 80,4 puntos, un 6,4% por debajo del dato de enero de 2008 y su nivel más bajo desde que se iniciaron los registros en 2001, según informó la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR). En este sentido, el economista jefe de NAR, Lawrence Yun reconoció que los recortes de empleo y la debilidad de la confianza de los consumidores representan un lastre natural para las ventas de viviendas, incluso pese a la existencia de muchos potenciales compradores, por lo que pronosticó un nivel igualmente débil de ventas en el corto plazo. Por otro lado, el índice de accesibilidad de la vivienda registró un avance del 13,6%, hasta un máximo histórico de 166,8 puntos, informó NAR.