Las ventas de viviendas de segunda mano pendientes de EEUU han caído hasta el 12,2% en julio, hasta el 89,9%, el nivel más bajo desde septiembre de 2001. Así lo ha comunicado la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios de EEUU.